Archivo de la etiqueta: paral·lel

Remodelación de El Molino y su plaza, o especulación pura y dura

Después de que se acordara no demoler el mítico edificio “El Molino” en el Paral·lel, se empezó la “remodelación”.

Esta ha consistido en demoler COMPLETAMENTE el edificio dejando sólo un trozo de la fachada, y luego construir un edificio de ¿9 plantas? justo detrás.

imagen021

A ver si puedo averiguar quién sacará “tajada” de toda esta operación, porque está claro que no se trata de “remodelar” un edificio histórico sinó de construir más pisos y que el constructor de turno se forre.

Mientras, han “remodelado” también la plaza que había justo delante de El Molino. Algunos especulábamos de si pondrían algún columpio para los niños, o algo de verde…. pero no.

Plaza de cemento y sus asientos para autistas.
Plaza de cemento y sus asientos para autistas. Y los niños y abuelos que se jodan! como siempre!

La han llenado de cemento armado y “bancos” de frío mármol. Creo que el ayuntamiento se ha propuesto que no hayan personas en esa plaza y por eso la han hecho lo más incómoda y fea posible. Hay en un extremo unos “bancos” de madera, pero parece que son para una sola persona, porque si quieres hablar con la persona de al lado, acabas con tortícolis.

Para hacer esa porquería de plaza que han dejado, prefiero la que había antes.

Por cierto, a ver si arreglan este armario porque lleva días así y cualquier día se electrocutará un niño o alguna desgracia similar.

Armario eléctrico abierto.
Armario eléctrico abierto.

Los caza cagones (13 de 16)

Seguimos con la Avinguda Paral·lel, aquí vemos al perro “in fraganti” y como su propietario pasa de recoger sus cacas.

Metro Paral·lel, carteristas, locos y suciedad!

Entrada sucia de Metro Paral·lel
Entrada sucia de Metro Paral·lel

Es vergonzoso, en la parada de metro de Paral·lel los carteristas campan a sus anchas, en la última semana se han puesto las botas, incluyendo a una señora mayor que la tiraron al suelo para quitarle el bolso, una señora que yo conocía de vista, una buena persona y ahora está muy asustada por culpa de unos carteristas malnacidos.

A la izquierda se ve un cacharro amarillo SOS
A la derecha podéis ver un "cacharro amarillo SOS".

A todo esto, los “cacharros amarillos SOS” para pedir ayuda en caso de emergencia, NO FUNCIONAN, te puedes pasar veinte minutos esperando y sólo salen unos tonos como si se llamase a un número telefónico de 5 cifras y luego sale una voz que dice “En estos momentos estamos atendiendo a otros clientes, por favor, vuelva a llamar más tarde” y se cuelga!!.

Otro ejemplo de inseguridad, el otro día me dirigía a Paral·lel y estando dentro del vagón, cuando ya casi los pasajeros llegábamos a la parada, un tipo con barba y turbante negro se levantó, sacó una especie de puñal largo y fino (ante el estupor de todo el mundo, que comenzó a alejarse como si fueran ya a bajar), y entonces empezó a rallar rápido las ventanas con la punta del puñal, poniendo unos textos en árabe.

Yo me fui a buscar al conductor del metro, pero… no había conductor!!! el metro iba sólo!!! (os lo juro, en todo el metro no había ningún personal del “Metro”) luego bajé en Paral·lel dejando atrás al “loco” que continuaba “escribiendo” por las ventanas y me fui para arriba, para hablar con el taquillero y que avisara a la policía por si al loco le daba por “escribir con el puñal sobre las personas”, pero… no había ni taquillero, ni nadie.

Y yo me pregunto… si al tipo ese del turbante negro, le hubiese dado por matarnos a todos, ¿cuanto tiempo hubiese pasado hasta que la policía se hubiera enterado?

Ah calla! que hay cámaras, así al menos todo el planeta podrá contemplar el circo de sangre. Lo importante es la imagen, para los medios informativos los motivos, poco importarían.

Además de la inseguridad por la falta de personal, la parada Paral·lel SIEMPRE ESTÁ SUCIA, desde hace muchos meses que la suciedad invade las entradas del metro Paral·lel, sea quién sea el responsable, tiene olvidado todo el barrio de Poble Sec.